Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • Luthería: Colas y encolados en guitarra Flipboard

      Hay que pagar a los técnicos de sonido, Courtney Love-colas-pegamentos-bricolaje.jpg
      Luthería y Física de Guitarra

      Escrito por Frasco


      Mas allá de hacer la típica clasificación sobre las colas y su idoneidad para los trabajos de luthería que citaremos de pasada, vamos a extendernos en su correcta aplicación y uso.

      ¿Qué colas elegiremos para según qué cosas? Pues aplicaremos la lógica.
      Veremos si la unión debe ser reversible o si por el contrario necesitamos alguna característica especial por los procesos a los que será sometida la pieza en el método de construcción.

      Pongamos un ejemplo: estamos confeccionando filetes, grecas, cenéfas o una roseta en serie... imaginaos que elegimos para su construcción cola caliente animal porque es lo que nos dicen "esos genios", que es la única cola susceptible de ser usada en el montaje de un instrumento clásico. Pues bien, cometeremos un error... nos hemos "pasado de finos" pues por ejemplo, la roseta en serie, se conforma como un tubo de maderas encoladas que despues cortaremos en "rodajas", siendo cada una una roseta. La pieza, en su elaboración, va a estar sometida a la fricción de una sierra de cinta, que elevará su temperatura y quizás termine revirtiendo el efecto de la cola. Por otro lado la roseta ya cortada tendrá que ser "reencolada" en la tapa, con lo cual le volvemos a aportar una humedad (y quizá una temperatura en caso de usar cola caliente) que puede provocar que la roseta se nos desmonte. En fin... lo mismo podemos decir de los filetes y cenefas, que si para adaptarlos al contorno del instrumento tenemos que "domarlos" con calor y humedad, provocaremos que se desencolen las distintas capas. ¿Cuál será pues la cola a elegir? pues justo la contraria que pensaríamos: una cola que sea irreversible con humedad y temperatura.


      Sabiendo que no existe una cola ideal para todo, sino que el uso de un tipo u otro va a depender, entre otras cosas, del método constructivo que sigamos, vamos a hacer una pequeña reflexión sobre los tipos de colas. ¿Qué debemos pedirle a la cola? capacidad de adherencia, durabilidad, comodidad de uso, limpieza y por supuesto que se adapte al trabajo que estamos realizando. Así pues, veamos que muchas veces sacrificamos determinadas características a cambio de la idoneidad del resultado obtenido, aunque para usar una cola u otra tengamos que modificar nuestros hábitos de trabajo o complicarnos la vida.

      El secado y la estructura: como regla general huiremos de aquellas colas que en su secado adopten una estructura masiva, de consistencia "gomosa" y las discriminaremos en favor de cualquier otra cuya estructura tras el secado sea cristalina.
      Hay que pagar a los técnicos de sonido, Courtney Love-secado_cola_gomosa.jpg
      Las colas vinílicas son de esas que debemos evitar, pues toman esa estructura masiva al fraguar, pero ¿qué hay de malo en ello? pues imaginaos. Cuando en un montaje industrial necesitamos que la vibración de una pieza no pase a su soporte o a la pieza contigua, utilizamos en la unión un silentblock o una junta homocinética según qué casos. Normalmente son de goma, y eso permite uniones flexibles que además son impermeables a las vibraciones, pues la goma se encarga de frenar el paso de ondas y absorbe la vibración impidiendo que estas se transmitan por el chasis. Si utilizamos este tipo de colas en la construcción de un instrumento (o al menos en sus partes determinantes) nos haremos un flaco favor, pues el sustain va a depender entre otras cosas de la rigidez del conjunto (y si hemos utilizado "juntas flexibles") y en la mayoría de las ocasiones debemos potenciar la transmisión de vibraciones entre una pieza y otra del instrumento.

      Por el contrario, la cola animal, o las colas a base de resinas alifáticas, secan adoptando estructuras cirstalinas, que no perjudican tanto la transmisión de vibraciones y además tienen gran capacidad de adherencia. Además las uniones son reversibles al aplicar humedad y temperatura, lo que facilita el desmontaje para posibles reparaciones.
      Hay que pagar a los técnicos de sonido, Courtney Love-narosa-adhesivo-para-madera-titebond-50-406256-fgr.jpg

      Pues bien, mas allá de una buena elección de la cola para el trabajo que vayamos a acometer, tanto o más importante es el correcto uso y aplicación del a misma. Casi toda cola es frágil una vez que fragua, frágil como el cristal; sin embargo, muchos somos los que nos vanagloriamos al decir que el conjunto de dos piezas encoladas sometidas a tensión antes partirá por cualquier otro lado que por la superficie de unión.
      Eso lo podemos ver en muchos instrumentos antiguos en los que se usaron maderas frescas, pues con el tiempo, al mermar la madera, vemos que se ha agrietado la pieza por una de sus vetas antes de ser capaz de soltar las uniones de cola. Típica es también la rotura de la tapa de la guitarra en dos rajas paralelas al diapason, provocado por el secado del ébano que rompió la tapa antes de que cediera la cola que lo une a la misma.

      Hay que pagar a los técnicos de sonido, Courtney Love-raja-guitarra.png Si la cola es más frágil que la madera ¿cómo es esto posible? Esto es debido a una buena aplicación de la cola, a una buena preparacion de las superficies y a utilizar la técnica adecuada en la unión de las piezas.

      Por un lado, cuanto mas fina sea la capa de cola que quede entre las piezas, mayor será la adherencia y menor la linea de quiebre. Cuanto mayor sea la superficie a encolar, mayor será la resistencia de la unión y cuanto mejor sea el contacto entre las piezas menos posibilidades tenemos de que las uniones se separen. Para esto necesitamos superficies limpias, lisas, aplicacion de cola abundante y buena presión que elimine la cola sobrante y asegure el contacto de las piezas a encolar.


      Imaginad que queremos encolar una varilla del abanico de una guitarra. Tenemos por un lado la tapa armónica, que se deforma con la presión, y por otro lado una vara de 3 mm de alto que se flexiona ante la mas mínima fuerza de torsión. Pues bien, si utilizamos una sujección aerea, colocando la típica sargenta, al presionar sólo conseguiremos que se expulse la cola y que haga un buen contacto solo en el punto donde hemos colocado la sargenta. pues al ser flexible la fuerza ejercida por la herramienta de apriete no se trasnmitirá a toda la pieza, sino que la barra se flexiona y la propia cola impedirá que se produzca el contacto entre la tapa y la varilla. Quedará por tanto una gruesa capa de cola fragil entre las dos maderas salvo que pongamos un gato de apriete cada dos centímetros.
      Hay que pagar a los técnicos de sonido, Courtney Love-uniendo_partes_guitarra_cola.jpg
      ¿Cómo procederemos entonces? El encolado no deberá ser aéreo sino que lo haremos apoyando la tapa sobre una superficie firme, indeformable. Y como sobre la varilla del abanico no podemos apoyar otra pieza que no se deforme, haremos que la vara del abanico sea indeformable por si misma: le daremos una altura de 10 o 12 mm. Cuando la pieza a encolar es mas alta, y por tanto más rígida, si le damos presión, esta presión se reparte más uniformemente por toda su extensión; así con poner solo tres o cuatro puntos de apriete será suficiente para que la cola salga de entre las piezas a encolar y se procure el contacto "intimo" entre ambas. Despues una vez seco, usando un cepillo o un formón, rebajaremos la varilla a su altura definitiva, habiendo conseguido un encolado perfecto de punta a punta.

      Hay que pagar a los técnicos de sonido, Courtney Love-trabajando-madera.jpeg
      Otro ejemplo distinto sería el encolado de las cadenetas o contrafajas de refuerzo de los aros. Aquí no tenemos la posibilidad de hacerlas más gruesas, pues tenemos que curvarlas, pero para asegurar el contacto entre el aro y la contrafaja utilizamos en ocasiones varias decenas de pinzas, buscando eliminar cualquier sobrante de cola y que la capa entre las dos piezas quede reducida a su mínima expresión.

      Así que recordad: Primero hay que elegir bien la cola a utilizar y luego ser cuidadosos en la preparación de las superficies (lisas, limpias y atemperadas si usasemos cola caliente), uso abundante de cola para que cubra toda la superficie (a veces procuraremos aplicar la cola justa para evitar tener que andar limpiando manchas, pero jamás pecaremos por defecto, pues una pieza manchada se soluciona con trabajo, pero una pieza mal encolada puede arruinarnos un montaje). Y por último aplicar presión suficiente, no tanta como para deformar las piezas y dejarlas marcadas (conviene usar mártires y tacos de distribución de la presión), pero aseguraros que, cuando dejemos las piezas para que la cola seque las 24 horas de rigor, lo que quede entre ellas sea la más fina capa de cola que podamos concebir. Asi conseguiremos uniones eternas.




      Comentarios de Facebook



      Comentarios 1 Comentario
      1. Avatar de trullols
        trullols -
        Joer ... esto es como para escribir un libro...
    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©