Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • El uso de potenciómetros de tono y volumen en tu guitarra II Flipboard

      Artículo: Análisis armónico: Creep - Radiohead-guitar-science2.jpg
      Guitar & Gear Science

      Por Manuel Baez.

      Continuamos con la II entrega del artículo sobre el uso de los potenciómetros de tono y volumen en las guitarras eléctricas.
      En el primer artículo establecimos las definiciones y las diferencias existentes entre ambos controles, haciendo especial hincapié en el potenciómetro de volumen (artículo que podéis consultar AQUÍ), por lo que hoy el artículo está dedicado al potenciómetro de tono.

      Tal y como dijimos en la primera parte, el control de tono tiene mucho que ver con el brillo del sonido, las frecuencias más agudas encargadas muchas veces de realzar los llamados enarmónicos, que son frecuencias que tienen que ver con elementos como la percusividad de la púa y los sonidos más agudos. Al contrario de lo que podría pensar mucha gente, los controles de tono no actúan aumentando las frecuencias agudas, sino recortándolas. La posición natural del control de tono sería con éste al máximo nivel. De esta forma, permitimos que el sonido de las pastillas se corresponda con la realidad, sin recortar agudos.
      En cambio, cuando bajamos el tono, recortamos determinadas frecuencias restándole brillo a nuestro sonido. Podríamos decir que es un atenuador de la ecualización natural en frecuencias medias y agudas.
      Por lo tanto, no debemos confundir estos controles con los boosters de tono (o con el tono activo)
      Artículo: Análisis armónico: Creep - Radiohead-pup-tone-control-wiring-pp-jpeg1.jpg

      Diagrama de tono en Fender Stratocaster

      Como veis, el potenciómetro de tono no es un objeto meramente decorativo. Permite alterar por completo el timbre de nuestra guitarra, recortar medios y agudos y, en combinación con el control de volumen (que rebajaría los armónicos) puede alterar drásticamente el sonido de una Fender (mediosa y brillante) transformándola en una guitarra con un sonido más cercano al jazz clásico (dulce y más apagado) o reducir el sonido del golpeo de la púa sobre las cuerdas restándole percusividad a nuestro sonido.
      El contro de tono no aumenta en ningún caso las frecuencias agudas-medias, puesto que su posición de abertura máxima (tono al 10) es el sonido natural de nuestra guitarra, sin ningún recorte. Es decir, es un potenciómetro "negativo", cuya posición neutra, que no altera el timbre del instrumento, es el 10. Al bajar de esa posición actúa precisamente cortando frecuencias que son inherentes a la guitarra y opacando el sonido poco a poco, por lo que la impresión es la de que hemos realzado los graves.

      Artículo: Análisis armónico: Creep - Radiohead-q_factor.png

      Control Q o rango de frecuencias afectadas

      Podemos pensar en el tono como un ecualizador limitado a una serie de frecuencias y con un rango Q característico que afecta a esas frecuencias, especialmente medio-altas. En ecualización entendemos la Q como la curvatura más ancha o estrecha que afecta a un rango frecuencial más o menos amplio. Por supuesto, en este caso hablamos de una ecualización simple pero diseñada especialmente para nuestro instrumento. Nuestro oído está muy acostumbrado a esos cambios de tono.
      Por lo tanto... ¿tiene sentido que los guitarristas corramos a comprar pedales de EQ para alterar el timbre de nuestro instrumento cuando ni siquiera estamos sacándole partido al control del tono? Lo tiene, porque el tono no permite alteraciones drásticas, pero también hay que tener en cuenta que permite que el sonido sea más puro, sin un elemento añadido en la cadena de sonido que enmascara nuestro timbre. Igual que experimentamos con la EQ de nuestro amplificador, es de rigor no olvidar el potenciómetro de tono.

      Además el potenciómetro de tono está relacionado directamente con el tipo de condensador que utilicemos en la circuitería de la guitarra, pudiendo conseguir sonidos más o menos apagados y más o menos oscuros dependiendo de los valores del mismo.

      Este sería el tipo de control de tono más extendido, llamado tono pasivo. Sin embargo existen también los llamados controles de tono activo, aunque apenas tienen incidencia en las guitarras pero sí en los pedales de distorsión. Por ejemplo, pedales muy conocidos de la marca Xotic son similares a un tubescreamer, pero con un control de tono activo que permite jugar con las diferentes guitarras para realzar más las frecuencias. Es decir, un control de tono activo no se limita a dejar pasar las frecuencias o cortarlas, sino que pone frecuencias donde antes no existían. El problema derivado de este tipo de actuación es que, en una guitarra eléctrica, el tono activo convierte el sonido en algo más artificial, pues no deja de alterar completamente la frecuencia y con ello el timbre de nuestro instrumento. Por supuesto, esto es relativo y va por gustos, siempre se puede experimentar con variantes en lugar de hacer lo que se ha hecho siempre.

      En la próxima parte del artículo os enseñaremos a manejar tanto el potenciómetro de volumen como el de tono en la práctica mediante ejemplos de video y audio. Hasta entonces!

      Comentarios de Facebook



    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©