Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • "Tragic Kingdom" de No Doubt Flipboard

      Un regalo para el nuevo foro, Honestly de Stryper por fixia.-tragic.jpg
      Disco de la Semana

      En el año 1995, en pleno apogeo del grunge y el pop de nueva cuña made MTV, apareció en la escena musical un grupo que no podía ser encorsetado en los cánones rígidos y estandarizados que se llevaban por aquél entonces.
      La banda, llamada No Doubt, no era nueva en absoluto. Se trataba de un grupo con una trayectoria de casi una década, que se caracterizaba hasta entonces por un estilo alternativo, que mezclaba reagge y ska, y que evolucionó añadiendo al estilo toques de rock de garaje.
      La trayectoria de la banda fue tremendamente accidentada y curiosa. Para empezar, Gwen Stefani, la que a la postre sería una estrella inconmensurable en la banda, era sólo cantante secundaria. El cantante original, Spencer, se suicidó, lo que dejó muy tocada a la banda a finales de los 80, y poco antes del lanzamiento del disco que nos ocupa, el tercero en su carrera, el hermano de Gwen abandonó el grupo y ella rompió su relación con el bajista.

      La discográfica apostó fuerte tras dejarlos abandonados por los fracasos comerciales, y el grupo se zambuyó de lleno en la grabación de Tragic Kingdom, uno de los discos más vendidos de los años 90, grabado en 11 estudios diferentes. Cierto es que la banda tenía mucho prestigio en círculos más alternativos, pero el disco alcanzó la categoría de disco de diamante en USA y triunfó en todo el mundo. Las letras mostraban a una banda dolida, con problemas emocionales que se plasmaban incluso en la escenificación de los videoclips, como el gran éxito Don't Speak, que muestra la tensa relación entre Gwen y Tony Kanal.

      Ritmos ligeros se combinan con cambios vertiginosos y la rabia de Stefani, teñida a la vez con un aire melancólico, algo que siempre se pudo apreciar en sus directos.
      Temas como spiderwebs, que abre el disco, son auténticas obras maestras instrumentales en la mezcla de estilos, con una batería que suele llevar un ritmo sencillo, pero que hace breaks que muestran el verdadero alcance de la capacidad rítmica de la banda. El bajo alterna entre ritmos propios del mencionado ska, con adornos que cuadran a la perfección y un sonido muy vintage y clásico de bajo. La guitarra se mueve en todos los terrenos imaginables, desde los ritmos jamaicanos del reagge, al ska más puro (Different people es un gran ejemplo), sin olvidar nunca los ritmos cortantes o los arpegios más tranquilos, el post punk, y el rock alternativo, con riffs punzantes.


      Curiosamente, una banda con semejante capacidad, que ha vendido más de 36 millones de discos, nunca se destacó a nivel de crítica como "grande" en el sentido instrumental, algo completamente injusto.Canciones como Just a girl nos muestran la fuerza del grunge de aquella época, pero a diferencia de otras bandas, existen multitud de arreglos en la sombra que adornan las letras divertidas y reivindicativas de Stefani.

      Sunday Morning o Excuse Me Mr. son pequeñas joyas en un álbum de 10, en el que los cambios rítmicos y los enlaces son simplemente grandiosos, sin ínfulas ni grandes aspavientos, sin solos de guitarra, pero cuidadísimos en todos los detalles. You can do it mezcla la música disco, el pop y, por supuesto, el ska, con una interesantísima linea de bajo a lo Be Gees, y arreglos constantes de guitarra.
      Gwen vibra la voz de una forma única, con un control absoluto, y además se mueve como pez en el agua en el falsete, con voces rasgadas, marcando las diferentes intensidades sin ningún esfuerzo. Se notan muchísimo las tablas.


      Aunque la banda continuó acumulando éxitos, nunca volvieron a vender tanto y, especialmente, nunca volvieron a mostrar un disco redondo. Su sonido se suavizó, perdió garra, el ska dejó paso al pop o el rock más puros, y sus otros LPs siempre mostraban luces y sombras.
      Tragic Kingdom nos muestra un grupo irreverente, letras auténticas y cargadas de ironía, instrumentos acompasados a la perfección, creatividad sin límites y, sobre todo, una identidad que nunca se ha repetido.

      Como casi siempre, un tema destacó comercialmente por encima de los demás, Don't Speak. Con el formato perfecto para la radio fórmula, barrió en la MTV y otros canales que siempre les negaron el éxito, sin comprender la profundidad del tema, que alcanzó con facilidad el número 1 en la Billboard, y se mantuvo en la picota nada más y nada menos que 4 meses. Una letra mucho más profunda de lo que aparenta, hablando de las relaciones en las bandas, de los problemas cuando alguien destaca injustamente sobre el conjunto. Ayudó también la belleza de Gwen, su cabello rubio platino, su gestualidad sensual, e incluso el bhindis hindú que mostraba en su frente.


      Tragic Kingdom fue número 1 durante varias semanas, Top 10 durante meses, y vendió más de 16 millones de copias en todo el mundo, alcanzando la cifra de 10 millones únicamente en USA. Unificó estilos que por aquél entonces casi parecían irreconciliables, y logró que una banda tocada por la mala fortuna mostrara al mundo que, a veces, con persistencia, se logra el éxito. Pero era otra época, y las discográficas apostaban por el riesgo y lo diferente.

      Comentarios de Facebook



    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©