Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • Prince, el mito. Biografía de un artista eterno Flipboard

      Cracked mind-prince_monografico.jpg

      Monografías, entrevistas y documentales

      Texto - Manuel Báez Duarte
      Maquetación, correcciones, videos e imágenes - Pedro M. Alhambra (Concepto)
      Publicado originalmente el 25/04/2016


      BIOGRAFÍA
      PRINCE, el mito
      Un artista Eterno


      Introducción

      Hace apenas 4 días, el 21 de abril de 2016, la prensa y el mundo de la cultura se hacían eco de una noticia inesperada que ha causado un gran impacto en el mundo de la música: Prince era hallado muerto en su casa, situada en la finca Paisley Park.

      Al margen de los motivos sobre su muerte, las pesquisas policiales y las elucubraciones de los tabloides, querríamos adentrarnos en la figura de Prince como mito musical, no en las circunstancias morbosas que rodean su muerte. Por ello, queremos dedicarle este artículo al músico americano, así como a todos sus fans.




      INICIOS
      Cracked mind-prince01.jpg
      Cracked mind-prince-padres.jpg
      Cracked mind-johnlnelson.jpegPrince Rogers Nelson nació el 7 de junio de 1958 en Minneapolis, en el seno de una familia de músicos aficionados al jazz y el funk. No obstante, sus padres, John L. Nelson (pianista) y Mattie Della Baker "Shaw" (cantante), se
      conocieron por su actividad en la banda Prince Rogers Trio, en cuyo nombre se inspiraron para llamar a su hijo. Como en tantas otras historias, el amor no fue eterno, y el núcleo familiar se rompió tras el divorcio de sus progenitores cuando el pequeño Prince Rogers contaba 7 años de edad.
      Prince se quedó con su madre, Mattie, pero heredó el piano de su padre, que despertó un interés inmediato en él. Practicaba solo con el piano, tratando de reproducir melodías y sintonías televisivas y de la radio, lo que agudizó su oído.

      Al contrario de lo que muchos puedan pensar, Prince no desarrolló su faceta como cantante hasta bien entrado su aprendizaje como músico. El artista no tenía ninguna confianza en su voz, por lo que se negaba a cantar, y su amor por las 6 cuerdas llegó mucho antes, cuando a los 13 años su padre le regala su primera guitarra eléctrica.
      Cracked mind-prince02_1973.jpg
      En esta época Prince escucha diferentes estilos musicales que adapta, convirtiendo el rock de Jimi Hendrix y Queen, el funk de los Jackson Five o Stevie Wonder, el pop y el jazz en un cóctel único que da lugar a una nueva personalidad musical. Son años de experimentación musical, en la que aprende a desenvolverse con Cracked mind-andrecymone.jpg

      soltura en diferentes instrumentos. Llegará a tocar en torno a una veintena a lo largo de su trayectoria musical. Junto con un amigo del instituto, que años más tarde formará parte de su banda, André Cymone, Prince participa en diversas bandas de secundaria a lo largo de su adolescencia, logrando vencer el miedo a su propia voz tras su negativa a cantar durante los primeros años de su joven carrera. En estas bandas, Prince experimenta con un sonido diferente al habitual, al entremezclar pop, rock y funk, llamando la atención de un músico de su entorno familiar que le da a conocer el mundo de la música profesional.






      DESPEGUE

      Cracked mind-prince-garylevenson.jpgCuando Prince cuenta con tan sólo 17 años, surge una oportunidad que cambiará el devenir de su vida por completo. Tras reunir dinero para grabar unas sencillas maquetas/demos con el ingeniero de sonido Chris Moon, no fueron capaces de conseguir un contrato; sin embargo el propio Moon envió una de las Cracked mind-owen_husney.jpgmaquetas a Owen Husney, un empresario de Mineápolis con el que Prince firmó su primer contrato como manager. Gracias a Owen, Prince graba una maqueta de más calidad en los estudios Sound 80 de Mineápolis, con el productor e ingeniero de sonido David Z., demo que, gracias a la campaña publicitaria que lanzó Owen, dio como resultado que una gran cantidad de sellos discográficos de la época, entre ellos los más grandes como Warner Bros Records, A&M Records y Columbia Records, se fijaran en él. Por fortuna, en los años 70 las discográficas aún apostaban por los jóvenes talentos, aunque la difusión dependía completamente de los circuitos de directo o la confianza de los productores. Prince logró aunar ambas características en su relación con el todopoderoso sello discográfico Warner Bros, con el que ficharía finalmente adquiriendo un contrato para tres discos completos y la propiedad de los derechos de publicación.


      En 1978 y con apenas 18 años, Owen y Prince se mudan desde Mineápolis a Sausalito, en California, donde se publica For You, el primer LP de Prince, grabado en los Record Plant Estudios. No fue una opera prima impactante o revolucionaria, pero logró ganarse el respeto de los medios y prensa especializados, y del circuito profesional, por lo que la Warner decide redoblar la apuesta por Prince al considerar que representaba el futuro de la música negra, con capacidad para alcanzar todo tipo de audiencias.



      Probablemente por su baja altura, de apenas 1.60, pero también por su amor a la estética del rock que terminará derivando en una vorágine estética tachada de "femenina o andrógina" por la prensa, y muy cercana al Glam rock de artistas como David Bowie, Prince viste con tacones y zapatos de plataforma. Todo en él es exceso: su precoz talento, su conexión con el público y su estilismo, lo que le convierte en la gallina de los huevos de oro de la industria.







      CONSOLIDACIÓN

      Un año después, en 1979, la carrera de Prince se consolida con el lanzamiento de su disco homónimo, que logra entrar en la prestigiosa lista de más vendidos en USA, la Billboard. Será el primer gran éxito de un artista que logró la cifra de casi 100 millones de álbumes a lo largo de sus 40 años de carrera.
      Por supuesto, el disco no fue el más vendido, pero el single I Wanna Be Your Lover se convierte en el himno de la música negra y de toda una generación, tras el agotamiento del producto Motown y la invasión del blues británico blanco que desplazaría a los músicos afroamericanos en los 70 y los 80. El artista ya se muestra maduro desde el punto de vista de la composición. Además, en este disco logra dar un importante paso adelante al mejorar enteros su capacidad vocal.



      Tiempo después sabríamos sobre las dudas que asolaban al joven divo y que terminarían por llevarle a una depresión que nunca trascendió Cracked mind-prince_dirtymind.jpgpor ésta misma época. Tras lograr superar ese problema y continuando con su habitual nivel de productividad, en 1980 se publica Dirty Mind, su tercer LP y antesala del éxito, en el que precisamente aborda el problema de la depresión, tabú por aquél entonces en el ámbito musical.
      Pese a tratar temas oscuros, es éste el disco que marca el estilo provocativo de Prince, con una portada propia de Madonna, y constantes referencias a temas como la sexualidad, las relaciones incestuosas o la bisexualidad y la homosexualidad.



      Evidentemente, en el siglo XXI del descoque de las Dysney Girl, Robbie Williams o Rihanna, se nos antoja incluso "tópico" que un artista apele de forma tan directa a la sexualidad, pero en el año 1980 la censura era un "arte" practicado frecuentemente por los gobiernos, especialmente el americano, y los escándalos podían tumbar a una estrella emergente con muchísima facilidad. Sin embargo, el albor de la nueva era benefició sobremanera a Prince, que supo aprovecharse de la curiosidad de un público que no quería seguir la senda de sus mayores, que deseaban en la música un componente lúdico y de revolución sin imposiciones morales, más allá de la canción protesta de los cantautores del movimiento antibelicista de los 60, que desembocaría en la cultura Hippy, o de las referencias psicotrópicas y culturales del rock y el pop de finales de los 60 y comienzos de los 70.



      Por todos estos motivos, la década de los 80, tan dada a los excesos y los modos exagerados, le vino como anillo al dedo a Prince para fraguar su leyenda. Sin embargo, reducir la capacidad de mimética musical de Prince, un todoterreno del pop que estuvo cerca del MITO Michael Jackson, a un don de la oportunidad, haría un flaco favor a un genio de la industria.


      Controversy, lanzado en 1981, supera por madurez y estilo a Prince, y es la previa de lo que estaría por venir con la publicación en 1982 del LP 1999 y de Purple Rain en 1984.
      Si Controversy es un gran disco, y la fama adquirida por Prince a principios de la nueva década está justificada por una actitud transgresora, un gran control escénico y la autenticidad de un artista que se sabe adelantado a su tiempo, 1999 es su primera gran obra y Purple Rain es historia viva de la música pop.





      CONSAGRACIÓN

      Es en ésta época cuando el carácter de Prince hace estragos, perdiendo a 2 miembros de su banda en apenas 2 años, incluyendo Cracked mind-prince1999.pnga su amigo del instituto André Cymone. A medida que su genio crece y su excentricidad se convierte en historia viva de la música, su propio carácter se vuelve mucho más difícil, desarrollando un complejo de divo que sería una constante en su carrera.
      Con la marcha de Cymone, la banda de Prince pasa a llamarse The Revolution, aunque el sello de identidad sigue siendo el propio Prince.
      Si 1999 logra varios singles entre el top 10 de ventas de USA, Purple Rain se convierte en un fenómeno de masas, similar a lo ocurrido con discos como Thriller, de Jackson, o Dark Side of the Moon, de Pink Floyd, Prince se convierte en el David Bowie de la nueva generación, trascendiendo la música.
      La historia de Purple Rain va ligado a la película, de dudoso gusto fílmico pero que cosechó un gran éxito de taquilla. La idea de la película Cracked mind-purple-rain.jpgsurge durante el proceso de grabación del anterior disco 1999, y el artista americano comienza a componer temas para el film y recibe el apoyo de diversos productores. El estreno de Purple Rain supone un increíble éxito de ventas, alcanzando más de 20 millones de copias en todo el mundo en meses y ganando 3 Grammy en una época en la que el prestigio de los galardones era mucho mayor que hoy en día.
      La película no sólo alcanza el éxito en taquilla, sino que logra un Oscar muy meritorio en una época en la que las canciones pop no siempre son bien vistas por la Academia de Hollywood. Los beneficios de la película y uno de los discos más vendidos de la historia permiten que Prince acometa la creación de los estudios Paisley Park, dedicados a la producción de discos, pero también a la grabación y rodaje de filmes, en los que Prince seguiría colaborando como compositor y actor a lo largo de toda su vida.
      Además, su faceta como compositor comienza a extenderse más allá del ámbito de sus propias interpretaciones. A lo largo de los siguientes años, temas como Nothing Compares To You, interpretado por Sinead O'Connor, o Kiss, que supuso el resurgimiento de Tom Jones, serían vinculados a otros artistas, a pesar de pertenecer al propio Prince. Además, colaborará con Lenny Kravitz, Madonna, y otros músicos de gran renombre.



      Fiel a su estilo y sin plegarse a los designios de la industria, Prince publica un disco mucho más experimental y menos pop, con influencia de la música del mundo y la psicodelia inglesa, Around the World in a Day (1986), con un nivel de ventas muy inferior a Purple Rain, pero lejos de ser un fracaso comercial. Posteriormente publica Parade, también asociado a una película que fue un rotundo fracaso desde el punto de vista artístico, pero también bien en taquilla, titulada Under The Cherry Moon. Parade, sin embargo, supera su anterior obra, logrando combinar los elementos menos comerciales con el gusto por la música pop gusto de todos los públicos. Un buen ejemplo de ese éxito es el sencillo Kiss, que a la postre se convertiría en uno de los mayores clásicos del artista.




      Cracked mind-prince_signothetimes.jpgEn 1987 Prince edita el disco más laureado por la crítica, Sign ‘O’ the Times, quizá falto de los sencillos aplastantes de Purple Rain, pero a una altura excelsa. Un doble CD que roza la hora y media de duración y en el que Prince explora su lado más creativo y libre, sin la necesidad de circunscribirse a un estilo definido. En ese sentido, podría haber inspirado a artistas más modernos, como Bruno Mars, que ya no temen la mezcla de estilos por la posible "pérdida de identidad" que siempre han criticado los fans. El fan que más le importa a Prince es Prince. Por supuesto, se realiza una película sobre este disco, como sucedería con los posteriores.




      Sin embargo, en esa época Prince decide editar un disco de forma pirata, The Black Album, por lo que se Cracked mind-prince-black-album.jpgenfrenta a su discográfica, Warner, que destruye casi todas las copias y entra en cólera con el compositor. Sería el principio de una relación tremendamente tensa, que desembocaría en los consabidos cambios de nombre, hasta perder por completo el propio nombre y designarse a sí mismo con el llamado "símbolo del amor".
      Sin embargo, antes de la hecatombe y la pérdida de su propia marca homónima, Prince tiene tiempo para grabar el LP Lovesexy.


      También la BSO de la película Batman, de Tim Burton (genial su música sonando en el radiocasette de Joker cuando éste ataca el museo) entre 1988 y 1989, además de ser parte importante del gran éxito Like a Prayer, de Madonna, y lanzar dos discos más antes de finalizar la década, incluyendo Graffitti Bridge, que además de LP sería una película dirigida por el propio Prince. Se cuenta que tenía grabadas cientos de canciones para lanzar más de un disco al año, pero que su perfeccionismo le hacía descartar materiales que otros consideraban geniales.



      Durante estos años, Prince es conocido en la prensa amarilla por diversos escándalos sexuales, como casarse con una adolescente de 16 años, o los líos de cama con actrices de Hollywood, pero su conversión de fe para convertirse en testigo de Jehová hace que se vuelva mucho más discreto en sus affaires a partir del año 2000.

      Tras la tensa negociación con la Warner, con un Prince que se preocupaba por alzar el vuelo con su propia discográfica, decide abandonar su nombre artístico para evitar pleitos y adoptar un símbolo que se convertiría en símbolo de la bisexualidad, el Símbolo del amor. En ésta época presenta Diamonds and pearls con su banda totalmente reformada:





      Finalmente logra un contrato histórico de más de 150 millones de dólares por la grabación de varios discos consecutivos a lo largo de los años, que sin embargo parecen haber perdido algo de mordiente. Por supuesto, sigue siendo un superventas, aunque algunos discos reciben mejores críticas que otros. A lo largo de estos años decide no retomar el nombre de Prince, a pesar de tener contrato en vigor con Warner, y es conocido como El artista anteriormente conocido como Prince. Finalmente, la prensa pasa a llamarle The Artist. En 1994 publica Corner, que es un homenaje al arte del siglo XX, con especial mención de Gaudí y su Sagrada Familia, y su mejor obra durante esos años es The Rainbow Children, con elementos de música más elitista como el jazz, y que incorpora muchos matices del soul y el R&B.





      PRINCE EN EL NUEVO MILENIO


      La década de los 2000 supone de nuevo un gran momento de forma comercialmente hablando, con el disco Musicology en 2004, año en el que ingresa en el Rock And Roll Hall of Fame y, especialmente, el LP 3121, con varios temas en español, que sería número 1 de la Billboard durante varias semanas en 2006. De ésta forma, logró ser uno de los pocos artistas de habla inglesa que llegaba al público latino de USA con la misma facilidad que un artista de habla hispana. Su carga sexual sobre el escenario ha disminuído, tal vez por su condición de testigo de Jehová, si bien su carácter permanece inalterable.



      Su perfil público es mucho más minimalista que en los años 80, durante su apogeo como figura artística. Prince no era una gran estrella mediática, pero su condición de mito hacía que no lo necesitara. Su afición por el cine parecía haber disminuido varios enteros, y su condición de personaje mediático más discreto hace que viva una segunda juventud de éxito musical y opacidad en los tabloides.
      Sin embargo, en 2007, con el lanzamiento de Planet Earth, Prince hace un movimiento comercial que muestra que comprende bien el declive de las discográficas y la importancia económica de las ventas, regalando el cd en conciertos y periódicos, repartiendo de ésta forma más de 3 millones de copias al margen del dictamen del mercado. Es el Prince revolucionario el que vuelve a asaltar las ondas, la tv y los periódicos, por un gesto que es considerado como un desafío por las propias discográficas, y que no es comprendido en toda su dimensión por los medios.



      No se trata de una locura extravagante de un artista maduro, sino de un movimiento que realiza ante el fin de la hegemonía de la industria tradicional. Renovarse o morir, sabiendo que es más importante que su música llegue a todos los ámbitos, a que se venda en todas las tiendas. Prince también decide realizar sus propios conciertos, al margen de los derechos de las promotoras, y para ello escoge por igual pequeñas salas recogidas, o grandes escenarios. El enfrentamiento con la industria se convierte en una constante y su aparición en TV se convierte de nuevo en habitual.
      A pesar de ello, no apuesta especialmente por hacer largas giras para rentabilizar ese trabajo, sino que sigue centrado en la producción de diversos discos, participación en BSO (si bien no se prodiga en la gran pantalla como actor, sí lo hace como compositor e intérprete), ganado un globo de oro por su trabajo para la película Happy Feet (rompiendo el hielo en España) y trabajo de productor y arreglista. También interviene en la Superbowl, en el ya clásico descanso del partido.


      Desde 2009 hasta 2015, Prince cosechó éxitos de venta algo menores a los logrados hasta entonces, pero siempre se mantuvo en la cresta de la ola, como un prolífico artista. Lotusflower (2009), 20Ten (2010), Plectrumelectrum (2014), Art Official Age (2014), HITnRUN Phase One y HITnRUN Phase Two, discos separados pero lanzados en 2015, cierran su producción discográfica, con la friolera de 39 LPs editados, y 28 giras, varias de ellas mundiales, repartidas en casi 40 años de carrera.




      En los últimos tiempos, Prince luchaba, según sus propias palabras, contra una gripe, y se medicaba con analgésicos opiáceos por un fuerte dolor de cadera. Tras un concierto hace pocos días, su helicóptero tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia para ser atendido, aunque después volvió a aparecer sobre los escenarios. Por desgracia, el pasado 21 de abril, Prince era encontrado inconsciente en el ascensor de su casa por parte de su equipo, que se trasladó a su vivienda al no poder contactar con el artista. El equipo de emergencias no pudo reanimarle y certificó su muerte.

      Tenía 57 años, y acababa de publicar 2 discos en menos de un año.


      Comentarios de Facebook



      Comentarios Deje un comentario

      Pulsa aquí para iniciar sesión

    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©