Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • Allan Holdsworth, biografía y leyenda 1/3 Flipboard



      Monografías, entrevistas y documentales


      Por Manuel Belial Báez.

      El pasado día 15 de abril de 2017 el mundo de la música, y especialmente el de la guitarra, sufrían una pérdida irreparable con la muerte, a los 70 años de edad, del guitarrista de jazz fusión Allan Holdsworth, uno de los grandes mitos de la historia moderna del arte musical.

      Desde GuitarBEND hemos querido rendir homenaje a una figura que revolucionó nuestro mundo e influyó a diversas generaciones de músicos con su estilo “extraterrestre” y su brutal dominio del “chord scale”, técnica que se basa en aplicar modos y escalas en cada acorde en base a su contexto armónico.

      Su estilo, que apostaba por la innovación y la experimentación, en ocasiones extrema, explica en gran medida el acercamiento de la fusión en la guitarra eléctrica al enfoque de otros instrumentos, como el saxofón o el piano, mucho más desarrollados en el jazz contemporáneo que la guitarra, hasta la aparición de Allan, mientras que su técnica destaca por un legato sobrehumano, limpísimo, que genera un fraseo fluido acompañado por un sonido sintético y pocas veces imitado. Además, también hemos de valorar su aportación tecnológica al mundo de la guitarra, con el “synthaxe”, una guitarra-sintetizador midi que recuerda mucho a los vientos en el jazz.

      Comenzamos con el primero de una serie de 3 artículos que repasarán los primeros años de la carrera de Allan, su salto a la fama, su estilo, sonido y equipo, y un repaso a la discografía más selecta.



      Allan Holdsworth

      Biografía personal y primeros años

      Holdsworth nace en Inglaterra (1946), en la ciudad de Bradford. Su padre, pianista aficionado con una gran formación, le introduce en los misterios de la música, poniendo especial énfasis en el estudio de la armonía más compleja y el jazz, aunque sorprendentemente Allan no comienza a tocar la guitarra hasta los 17 años, una edad bastante avanzada para el panteón de los intérpretes musicales.
      Su capacidad con el instrumento y su talento le permiten avanzar a una velocidad infinitamente superior a la de cualquier iniciado, por lo que poco después comienza a dar conciertos, llegando a convertirse en músico profesional y a tocar en pubs y clubs de baile con apenas 20 años.
      Es en 1969 cuando Holdsworth forma su primera banda, Igginbottom, lanzando ese año su primer y único LP de estudio, Igginbottom’s Wrench, que ha sido reeditado en diversas ocasiones debido a la fama alcanzada por el guitarrista, y que ya muestra un enfoque novedoso que mezcla el jazz fusión con el rock progresivo.
      En esa misma época, Allan es introducido en el circuito profesional de jazz por el mítico saxofonista Ray Warleig, australiano afincado en Londres, por lo que se muda a la capital inglesa para probar suerte en el epicentro musical del Reino Unido.
      En 1971 forma parte de Sunship, una banda tipo “jam session” en la que da rienda suelta a su capacidad como improvisador, que le permite alcanzar la fama en el circuito underground londinense y tocar con músicos como Alan Gowen (Gilgamesh) y Jamie Mur (King Crimson). Por desgracia, y a pesar de que la banda se convierte en habitual en los conciertos y salas de la capital inglesa, no existe ningún material grabado.
      En 1972 participa en el LP “Belladona”, de Ian Carr, músico, compositor y prestigioso escritor de biografías, comenzando una serie de colaboraciones que incluirán a muchos de los músicos más conocidos de la historia del jazz contemporáneo, como Frank Gambale, Stanley Clarke, Bill Bruford (Yes) o Tony Williams.

      Es en 1972 cuando Holdsworth acaricia la fama y se constituye como uno de los músicos de mayor prestigio y potencial de la escena musical inglesa al ingresar en la banda de rock progresivo Tempest, con la que publica un disco homónimo de gran éxito en crítica y público más selecto, sin alcanzar las listas de éxito.
      El estilo de la banda se mueve entre bandas con un enfoque más directo de rock, con riffs con mucha fuerza y un estilo muy setentero, y la influencia de bandas progresivas como King Crimson, además de incorporar elementos de folk, clásica y jazz.
      Sin embargo, tras grabar un segundo disco “pirata” en directo, abandona la banda por desavenencias que parecen deberse a la incorporación de un segundo guitarrista con el que se reparte las labores musicales, rompiendo la relación entre sus miembros. Por fortuna, siempre nos quedará ese primer gran disco en el que el estilo de Allan, alejado de los giros armónicos a los que nos tiene acostumbrado, muestra las influencias de los grandes artistas de rock de los 60 y comienzos de los 70, pero en el que deja su impronta. Una mezcla de solos tradicionales con escalas que vuelan a una velocidad y limpieza poco común en el rock y que tienen en cuenta las progresiones de acordes, en lugar de limitarse a una o dos pentatónicas.




      Salto a la fama

      Es a mediado de los años 70, y gracias al trabajo realizado en su corta pero extensa carrera, cuando la oportunidad de oro le llega a Holdsworth desde 2 vertientes diferentes.
      Por una parte, el guitarrista ficha por la banda Soft Machine, un clásico de la psicodelia y el rock progresivo que, una vez más, cambiaba de deriva, intercalando los pasajes musicales más rockeros con una clara impronta de la fusión.
      En 1975 la formación publica Bundles, uno de sus discos más laureados, en el que la guitarra de Allan se convierte en el instrumento solista por antonomasia en una banda que no contaba con un guitarrista desde 1968, cambiando radicalmente el estilo del grupo y llamando a las puertas de los medios especializados.
      Llama la atención su técnica, impecable, y su velocidad vertiginosa a la hora de cambiar de escalas. Cabe recordar que hablamos del año 1975, casi 4 años antes de la aparición de los guitarristas que vendrían a revolucionar el panorama guitarrístico, con Edward Van Halen a la cabeza, lo que convierte a Holdsworth, una vez más, en un pionero de la guitarra moderna muy adelantado a su época.

      El éxito de Bundles supone una oportunidad enorme para Allan, pues le proporciona la oportunidad de formar parte de la banda de Tony Williams, baterista de jazz que venía de tocar con Miles Davis, Kenny Dorham, Stan Getz o Herbie Hancock.
      Esta colaboración supone cambios drásticos e importantísimos en la vida de Allan Holdsworth, que deja de pertenecer al circuito underground para pasar a formar parte del elenco de estrellas del jazz fusión en uno de los mejores momentos de su historia.
      Continuando con la inestabilidad que caracteriza a las colaboraciones de Holdsworth, este solo publica 2 LPs con The Tony Williams Lifetime, Believe It (1975) y Million dollar legs (1976). El primer disco es bastante superior al segundo, considerando la crítica musical de la época que se trata de una de las obras más destacadas del jazz fusión de los años 70, y elevando a un joven Holdsworth a la categoría de super estrella. Tras participar en la grabación de Million Dollar Legs, Allan abandona la formación de Tony Williams y colabora con los artistas Pierre Moerlen's Gong, Jean-Luc Ponty, U.K. y Bruford, además de publicarse con polémica incluída su primer trabajo en solitario, Velvet Darkness.

      Cabe destacar que a pesar de su presencia casi omnipresente en la escena musical, Holdsworth tiene serias dificultades para subsistir al no lograr salir de un circuito profesional con poca repercusión en los medios. Es esta una época en la que el músico alterna períodos de bonanza económica con otros de extrema pobreza, en la búsqueda de un equilibrio entre la integridad artística y la subsistencia.

      Casi una decena de LPs en apenas 4 años y el reconocimiento internacional de los músicos más destacados del panorama del jazz y el rock progresivo han consolidado la carrera de Allan, pero la polémica surge precisamente por la publicación del citado Velvet Darkness, que no es sino una recopilación de grabaciones desordenadas lanzada por CTI records sin el permiso del músico, que en multitud de ocasiones ha declarado que no quería que ese material viese la luz en forma de LP.
      A pesar de esto, su relación con Bruford, miembro de Yes y King Crimson, deriva en la creación de una de las grandes superbandas de los 70, U.K, formada por miembros de bandas como Genesis, Yes, King Crimson, Frank Zappa…






      Se forja la leyenda

      El debut homónimo de U.K. supone un gran éxito en ventas, 250 mil en apenas un año, además de ser considerada una de las grandes obras en el ocaso de un rock progresivo que decaía ante el empuje del punk, el hard rock y el pop.
      Este álbum ha terminado entrando en diversas listas de revistas y publicaciones como FM rock, Rolling Stones… por ser considerado uno de los mejores LPs de rock progresivo de la historia. La inclusión de una voz solista ayuda a hacerlo más digerible para el gran público, y los arreglos de guitarra suponen la inclusión de Holdsworth en casi todas las listas de “mejores guitarristas” de la historia. De hecho, U.K. es considerado uno de los mejores discos de guitarra por parte de Guitar World, dentro de un estilo como el rock progresivo, por el que han pasado varios de los mejores músicos de la historia. Si te gusta este estilo, se trata de un disco vital para comprender bandas más modernas como Dream Theater (que, directamente, “fusilan” riffs de Allan y Bruford).

      Por supuesto, la ruptura no tarda en llegar y la fuerte personalidad de los componentes tiene como consecuencia la marcha de Holdsworth y la ruptura de su relación con Bruford, además de la posterior disolución de la formación.
      Sin embargo, el estilo, e incluso el sonido del guitarrista ha madurado y ha alcanzado su esplendor. Los solos de U.K. ya son 100% estilo Holdsworth, y su maestría en la armonía le permite ir más allá en la elaboración de complejas progresiones armónicas, intercambios modales, y elementos del jazz más complejo, aunque mantiene perfectamente el equilibrio entre la experimentación, y el servicio a la música y la emotividad. Allan también gana enteros en su sonido, probablemente influenciado por la fuerte presencia de los sintetizadores en la música de U.K., lo que le lleva a la búsqueda del “sonido” en los siguientes años.

      En 1982, cansado de las dinámicas de bandas, Allan lanza su segundo LP en solitario, en formato trío. Es el primer disco en el que toma decisiones reales al no tratarse de un lanzamiento casi “pirata” sin su consentimiento. La banda, llamada I.O.U, lanza un disco homónimo con un sello independiente, pero el éxito no tarda en llegar con grandes puntuaciones en los medios especializados y llamando la atención de un joven, pero superventas, Eddie Van Halen, que pone en conocimiento del productor Ted Templeman (Van Halen) la existencia de Holdsworth e impulsa su carrera en solitario. Eddie sostiene que “Allan es capaz de hacer con 4 dedos lo que yo hago con dos manos, e incluso lo supera” y se define como ferviente admirador del músico inglés, exactamente lo mismo que declararían pocos años después Joe Satriani y Steve Vai.

      No se trata de la primera declaración de Van Halen sobre Holdsworth, ni mucho menos la de otros músicos. Su nombre había surgido en diferentes entrevistas en publicaciones de guitarra, jazz y rock como uno de los músicos más influyentes desde mediados los años 70, y su sonido comenzaba a convertirse en canon para los guitarristas modernos.

      Gracias a su talento y a la recomendación, Allan fichó por la todopoderosa Warner Bros. y lanzó el EP Road Games en 1983, producido por el propio Templeman. La obra recibe una gran acogida en el mercado y por parte de la crítica, aunque de nuevo la personalidad de Holdsworth le lleva a chocar, esta vez con Templeman, llegando a declarar que Road Games es “su peor obra” y culpando al productor por las diferencias en el enfoque creativo a la hora de producir el LP (además de diferencias de índole económica).
      Sin embargo, el contrato con Warner le sitúa en el foco mediático. Road Games es nominado para los Grammy y le permite establecer contacto con los mejores músicos de jazz del momento, obteniendo la colaboración de más de 15 músicos de prestigio, y entrando por la puerta grande en un mercado mainstream, a pesar de su manifiesto gusto por la experimentación y la música compleja.

      La tensión lleva a la ruptura de la relación comercial con Warner y Holdsworth ficha por Enigma, una discográfica que le permite un mayor control en el proceso creativo y la toma de decisiones, además de elegir a sus propios músicos. Con este sello lanza uno de los mejores discos de la historia, Metal Fatigue, publicado en 1985. Gran parte de la crítica considera que es la mejor obra (no superada en su estilo) del guitarrista británico.

      Se trata de una obra magnífica en la que el virtuosismo se convierte en el hilo conductor y que continúa vendiendo discos en la actualidad, además de ser un referente de escucha obligada en el mundo del jazz fusión. No podríamos comprender a músicos como Garsed, Govan, Lane… sin Metal Fatigue.
      La formación musical es poderosísima, los movimientos armónicos muestran a un Allan en su máximo esplendor y el sonido está cuidadísimo. En este momento, Holdsworth ya es considerado un auténtico mito, fuera del alcance de la mayor parte de los guitarristas, aunque falta la guinda del pastel en su característico estilo, que llega con la publicación de Atavachron en 1986. El disco se convierte en referencia sonora y supone un antes y un después por la popularidad alcanzada por el SynthAxe, una guitarra controladora midi que se convierte de inmediato en el sello característico de Holdsworth. El músico explotaría este sonido a lo largo de su carrera, pero sin duda Metal Fatigue y Atavachron son las obras que muestran a un Allan plenamente desarrollado y con un sonido propio, característico y único.
      Se ha forjado la leyenda.

      En los próximos artículos hablaremos sobre el estilo de Allan, sus influencias, su enfoque armónico, así como de su equipo y su sonido, mientras que un último artículo nos centraremos en su discografía selecta, incluyendo los años posteriores a los años 80.
      Disfrutemos para siempre de un mito que quedará en el recuerdo y ha supuesto una revolución tan gigantesca como lo fue Jimi Hendrix, o John Coltrane en el saxo.

      Próximamente analizaremos facetas más técnicas sobre Allan Holdsworth que pueden interesar a los guitarristas.



      Información y copyright © de Guitarbend.com

      Comentarios de Facebook



      Comentarios Deje un comentario

      Pulsa aquí para iniciar sesión

    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©