Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • ¿Qué es la música? Flipboard

      Cambiar fundas de pastillas.-musica.jpg

      Artículos de opinión y ensayos -


      Por Manuel Báez,

      Hoy quiero empezar desde 0 en una materia que por norma general aterra a los no iniciados y provoca multitud de disputas entre las diversas corrientes pedagógicas y metodológicas en el estudio de la guitarra, algo que no sucede en otros instrumentos: la definición de la propia música.
      Considero interesante iniciar una serie de artículos que se dirijan a la base del conocimiento aclarando conceptos que son simples en apariencia, pero cuya complejidad termina por confundir a quienes se inician en el maravilloso mundo de la música.
      Empezaremos hablando de la propia definición de música y los elementos que la componen. Hemos de comprender que no es un término exacto, sino que tiene diversas connotaciones, aunque existe una amplia acepción en la definición general de la música.


      El término Música


      El término música proviene del griego y significa "el arte de las musas". Hoy en día sabemos que el estudio de la música fomenta la creatividad y permite un mayor desarrollo de diversas áreas corticales de nuestro cerebro. Además, puede exacerbar o provocar un estado de ánimo, siendo por tanto una potente herramienta a nivel emocional, pero también intelectual, aún sin contar con un posible mensaje lanzado a través de las letras. De momento, nos limitamos a hablar de la parte musical.

      Para empezar a definir la música, deberíamos primero definir los 2 elementos esenciales de la misma. Y es que la música es una simbiosis entre los elementos rítmicos y los sonidos interactuando entre sí (vertical u horizontalmente, algo que explicaré después). Muchos tratados hablan de una estructuración coherente de estos elementos, pero la realidad vá más allá. No sólo estructuramos mediante relaciones matemáticas los ritmos y los sonidos (compuestos, a su vez, de armonía y melodía), sino que lo hacemos de un modo específico, para que provoque determinada respuesta en otros seres humanos y en nosotros mismos.
      Es decir, desde el punto de vista de la psicoacústica y la percepción cognitiva, la música es la relación entre ritmo y sonidos ordenada de forma tal que provoque reacciones determinadas en la percepción humana. Evidentemente, podríamos hacer música basándonos en la percepción auditiva de otra especie, pero no tendría mucho sentido. De hecho, la armonía, de la que hablaremos próximamente, no es sino un estudio a posteriori de elementos o nexos comunes en las combinaciones utilizadas que han logrado provocar la sensación deseada. Evidentemente, quedan fuera las combinaciones que se producen de un modo natural, porque no están estructuradas intencionalmente, pero eso ocurre en el conjunto de las diferentes disciplinas artísticas; la intencionalidad, la artificialidad, son condiciones necesarias.


      Elementos de la música

      El ritmo es el movimiento de la música, con partes fuertes y débiles, acentos, silencios... Es una estructuración regular basada en un patrón estandarizado -compás- a partir del cual organizamos los elementos base de la música, que son tiempos y acentos de compás, y que permite a su vez subdivisiones y estructuras internas, que serían las figuras musicales, que son fracciones matemáticas (negra, corchea, tresillo, semicorchea, etc. ).
      También dedicaremos algún capítulo a analizar los compases y las figuras, imposibles de comprender en una frase y sin ejemplos, pero para hacerlo más fácil, si despojamos a los sonidos que escuchamos de significado y los imaginamos todos como un tambor repitiendo el mismo sonido, estaríamos separando el ritmo del sonido, sin entrar en su estructura. Por supuesto, veríamos que hay patrones regulares y una estructura (aunque a veces sea mínima o implícita y no explícita) que ayudan a crear una sensación de movimiento en el oyente, pero que también distinguen la música de un sonido caótico o desordenado y sin hilación alguna.
      A diferencia de lo que solemos pensar, la mayor parte de los instrumentos percusivos no son sólo ritmo, pues los timbales, el bombo y los diferentes elementos conforman notas y acordes. Lo más similar sería un golpeo rítmico regular, despojado de todo sonido, y aún así estaría emitiendo una única nota aunque no sepamos a ciencia cierta cual.

      Los sonidos, cuyo elemento mínimo son las notas, son ondas que vibran a una frecuencia determinada que se dobla matemáticamente. Una misma nota vibra a 240, a 480, a 960. Se miden en hz -o hercios-, y cada vez que la frecuencia se dobla, decimos que hemos subido una octava, pues para la percepción humana doblar una cantidad de hercios hace que el sonido suene igual, pero más agudo. Funciona igual a la inversa dividiendo a la mitad la frecuencia, para bajar a la octava grave.
      Estos sonidos provienen del llamado sistema temperado, creado por los griegos, y que divide la octava en doce partes iguales, habiendo por tanto 12 sonidos diferenciados. Entre Do y Do agudo nos encontraríamos con:

      • Do
      • Do#/Reb
      • Re
      • Re#/Mib
      • Mi
      • Fa
      • Fa#/Solb
      • Sol
      • Sol#/Lab
      • La
      • La#/Sib
      • Si
      • Do

      Es decir, el sonido de la nota original más otros 11 tonos diferentes, repitiéndose este ciclo entre el Do agudo y el siguiente más agudo aún. Este sistema sigue medidas estudiadas que provocan que la recepción sea la idónea para el cerebro humano, aunque esto siempre es discutible. Otros estilos de música (orientales, por ejemplo) tienen clasificaciones con más de 12 tonos, al dividir la octava en más de 12 partes.
      A partir del sistema temperado, tenemos los llamados intervalos musicales, que explicaremos con más detenimiento en posteriores ocasiones. Diremos que un intervalo es la distancia entre 2 notas cualesquiera expresadas en tonos y semitonos (distancia de cuántos fragmentos de la octava hay entre esas 2 notas), pero también hay que decir que siempre tienen el mismo timbre. Es decir, si una distancia de quinta justa (un tipo de intervalo) tiene 3 tonos y medio, cualquier intervalo de quinta justa (entre Do y Sol, entre Mi y Si, entre La y Mi) tendrá un timbre reconocible, el del propio intervalo de quinta, que variará al ser más agudo o grave dependiendo de la nota de referencia (en los casos anteriores, Do, Mi y La).
      El oído humano es relativo, por lo que la diferencia entre estas notas nos dice mucho más que una nota aislada por sí misma (aunque existe el oído absoluto, pero las relaciones musicales más importantes son relativas). El cómo se relacionen los intervalos que suenan, sea a simultáneamente o secuencialmente (uno tras otro), es lo que llamamos armonía.


      Polémica en la definición

      Aquí entramos en un área polémica, pues para algunos la música es la combinación de ritmo, armonía y melodía, mientras que en una clasificación armónica, la melodía también es parte de la armonía (pues se tiene en cuenta la relación secuencial de las notas). Por supuesto, es un área polémica únicamente para los más teóricos y no influye en el conocimiento ni la forma de afrontar el estudio poner un nombre u otro.
      La realidad es que siempre que hay armonía (notas relacionadas) existirá ritmo, aunque este sea monótono, y ambos elementos se conjugan para generar sensación de reposo, tensión, prisa, felicidad, melancolía... De nuevo todo tiene que ver con la psicoacústica y la percepción humana. Los ritmos que empujan a moverse a las personas no tendrían el mismo efecto sobre otra especie. La música que escuchamos es arte "humano", hecho a la medida de las personas, o mejor dicho, a una medida estándar de las personas.
      Así, cuando decimos que nos gusta la "música" de The Beatles, es porque nos gusta la combinación de sonidos y ritmos que han elegido. Simple y complejo a la vez.

      Comentarios de Facebook



      Comentarios 1 Comentario
      1. Avatar de Pipobeade
        Pipobeade -
        Excelente artículo, todo muy bien explicado, buen trabajo.
        El último párrafo "polémica en la definición" da que pensar, pues a veces escuchamos la frase "es música para mis oídos" sin referirse a una composición musical.
        Un saludo.
    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©