Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    • Bono de U2: el filántropo/capitalista más rico del rock Flipboard

      Me presento con nuevos y viejos proyectos!-bono-u2.jpg

      Artículos de opinión y ensayos

      Uno de los cantantes irlandeses y del mundo del rock más famosos por su supuesta filantropía es
      Paul David Hewson, más conocido como Bono, al que dedicamos aquí artículo, debido a un accidente de bicicleta que casi le cuesta la mano; hoy vamos apuntaremos algunos datos que ponen en una razonable duda su perfil "filantrópico", dado que los últimos años no parece que este se muestre tanto. ¿Quizá metido en un juego, el capitalista, que le supera? o ¿quizá no, dado que es a día de hoy el hombre más rico de la industria del rock, habiendo superado al ex-Beatle Paul McCartney? ¿tenemos a un santo infiltrado en el "mundo del mal"? o ¿es él el malo con piel de cordero?.

      Él es el frontman y cantante de una de esas bandas históricas y míticas como es U2, algo que desde luego le debe de reportar una ingente cantidad de dinero. Conocido, entre otras muchas causas, por ser un defensor de los intereses de los países africanos en subdesarrollo y por su lucha por la cancelación de las deudas externas de los países de este continente -el dinero prestado nunca se destina a lo que los países quieren, sino a lo que los que lo prestan quieren, a pesar de no tener intereses dicho préstamo gracias a Bono-, lucha que le llevó a ser nominado al Premio Nobel de la Paz en 2005 y 2006. Lleva desde los 90 siendo activista político y un conocido filántropo, reuniéndose incluso con el Dalai Lama, filantropía y activismo político que desde luego le ha dado muy buenos rendimientos económicos hasta la fecha. Colaboraciones con Greenpeace, Amnistía internacional, algunas otras ONG's como la The Chernobil's Childrens Project y Free Burma hasta fundar RED, una de las organizaciones que luchan por la erradicación del SIDA en África, fundación extrañamente relacionada con grandes multinacionales como Dell, Microsoft, Apple, Gap y Nike, algunas de las cuales tienen o han tenido centros de explotación de niños también en el tercer mundo, como el caso de Nike; algunas otras tienen en Asia sus centros de "bajo coste" como Apple, Microsoft o Dell .

      Entre tanto Bono fundó con su mujer,
      Alison Hewson, en 2005 una firma/marca de ropa fabricada en Afríca, llamada EDUN, que pretendía fomentar la inexistente industria africana, y concretamente la industria en Tanzania y Kenia; hasta encontrarse de bruces con una realidad que les hizo mover el 85% de la marca a China, en donde las autoridades ponían menos trabas a la hora de fabricar productos, productos que en el mercado europeo vendían a precios de alto standing: pantalones a 280 euros, vestidos a 300... a día de hoy la web no pone precios, sólo es un escaparate de los modelos de la marca.

      Y es que el entramado empresarial que se esconde detrás de la "marca" Bono no es pequeño, entramado que tuvo que mover de Irlanda a Holanda en la filantrópica tarea de pagar menos impuestos, operación con la que le llovieron las críticas por sus tierras irlandesas y las islas británicas. También es famoso por ser un ferviente inversor de bolsa, y de hecho haber tenido la "suerte" de ser uno de los accionistas de Facebook, dado que tiene un 2,3% de las acciones del gigante-monstruito social que a día de hoy conoce la vida de más de 500 millones de personas.

      Eso sí, siguen siendo la pera en directo:





      En 2014 Randall Lane le entrevistaba junto a Bill Gates, entrevista que os dejamos íntegra:

      Cita Entrevista Randall Lane a Bill Gates y Bono de U2 dijo:
      Randall: Aunque en teoría ustedes son una pareja extraña, otros piensan que fueron separados al nacer. Existen más similitudes de las que creen.

      Bono: ¡Nuestra altura es la misma!

      Randall: Ambos jugaban al ajedrez cuando eran niños. Ambos empezaron sus estudios universitarios, pero no los terminaron. Ambos construyeron empresas globales y se conmovieron en sus primeras visitas a África; Bono después del Live Aid, y Bill antes de su luna de miel con Melinda en un safari, y ambos consideran a Nelson Mandela como uno de sus principales héroes. Entonces, Bill: ¿Es verdad que pensabas que conocer a Bono iba a ser una pérdida de tiempo?

      Gates: Sí, tenemos un amigo en común, Paul Allen, quien varias veces me dijo: “Bono se toma muy en serio el tema de la pobreza y de las demás causas por las que estás trabajando; deberías hablar con él”. Pero debo admitir que no me lo propuse como una prioridad. Aunque luego se realizó el encuentro de Davos [reunión del Foro Económico Mundial] en Nueva York después del 11/9, y allí conocí a Bono y a Clinton, y me sorprendió que sabía de lo que hablaba y estaba comprometido a hacer que las cosas sucedieran. Fue estupendo. Desde entonces somos cómplices.

      Randall: Bono, dijiste que aprendiste mucho de Bill. ¿Qué te enseñó, y por qué te decidiste a contactarlo?

      Bono: Antes de hablar de lo que aprendí de Bill, voy a contar lo que yo le enseñé. Es una historia interesante sobre no juzgar a tus amigos. Pedí a Paul Allen: “¿Me ayudarías a ponerme en contacto con Bill Gates? Porque necesitamos profesionalizar nuestra actividad, y fondos, y sé que tanto a él como a Melinda le interesan las mismas causas que a nosotros”. Paul es un tanto tímido, pero contesta mis e-mails y, sin embargo, dejó de hacerlo. Me enojé un poco con Paul, y le dije: “Eso no fue muy agradable de tu parte”. Ese es el único favor que le pedí hasta ahora.
      Por supuesto que no tenía idea de que le había preguntado a Bill, pero que Bill le había dicho: “¡No, no me interesa conocerlo!”.
      Entonces, me presenté ante Bill y Melinda y les dije: “Tenemos una organización formada por personas muy inteligentes. Brillantes. Pero necesitábamos profesionalizarla. George W. Bush iniciaba su mandato. Sentíamos que debíamos cambiar el aspecto relajado con el que habíamos ingresado a la Casa Blanca de Bill Clinton y que íbamos a tener que ser más formales. Entonces Bill [Gates] nos dio 1 millón de dólares. Luego, dijo al New York Times o a otro medio por el estilo que fue el mejor millón que había invertido en su vida. Es un gran halago, considerando que viene de Bill Gates, y facilitó mucho la financiación.
      Pero lo que más me sorprendió como activista fue enterarme del importante rol del comercio en la lucha contra la indigencia y el rol que ha cumplido el capitalismo empresarial en ayudar a las personas a salir de esa indigencia. En la actualidad, el capitalismo se encuentra en una situación difícil. Está siendo juzgado. Existe un sentimiento que nos separa a “nosotros” de “ellos”, al 99% del 1%, a quienes han orquestado la situación actual, y quienes se ven perjudicados por ella. Algunas de estas acusaciones son, por supuesto, exageradas. Pero otras no. Es fundamental que en el siglo XXI [la filantropía empresarial] de alguna manera cobre un nuevo tipo y forma. Lo que aprendí de Bill y Melinda es que los fondos no iban a ser su más importante contribución a la causa, sino que lo sería su inteligencia.

      Randall: Bono, creo que te defines como un “capitalista aventurero”. Hablemos un poco sobre RED, hacia dónde diriges tu defensa y la liga al comercio para promover el cambio y recaudar una importante suma de dinero.

      Bono: Recuerdo haber visitado a Bob Rubin justo después de que abandonase su cargo de Secretario de Hacienda de EE. UU. Le pedimos asesoramiento sobre cómo abordar el problema del VIH (SIDA). Y nos dijo: “Si quieren provocar una reacción, deben encarar el problema de una manera similar a la de Nike. Deben explicar a, por ejemplo, la población de EE. UU., la magnitud del problema y las posibles soluciones.
      Y probablemente deban invertir US$ 50 millones, al igual que hizo Nike para publicitar sus ideas”. Le pregunté entonces: “Bob, ¿de dónde sacamos 50 millones de dólares?”. Y me dijo: “¡Ese es tu problema!”.
      Así creamos RED. Y RED, con la ayuda de la Fundación Gates, sin la cual no podría llevar a cabo ninguno de los proyectos, fue un intento de llamar la atención y unirnos a grandes compañías como Apple o Microsoft, Armani, The Fashion Company, Starbucks, etc. En Roland Garros, los jugadores de tenis más importantes se presentaron con raquetas rojas, porque la compañía Head se había asociado a la campaña de RED. Entonces utilizamos RED no sólo para recaudar… si no me equivoco, hasta el momento llevamos recaudados 207 millones de dólares, no sólo para comprar medicamentos contra el SIDA para quienes no pueden pagarlos, sino también para generar una reacción y entusiasmo en cuanto a la búsqueda de una solución al problema. Cuando los legisladores se reúnen en el Congreso en tiempos difíciles, sienten la presión. Solíamos usar este método en el Congreso de EE. UU., pero no sentían la emergencia del problema. Entonces, buscamos llegar a los centros comerciales, donde sentirían la presión. Cuando caminaran por la calle y vieran una remera de Gap, la sentirían. En lo que se refiere a las asignaciones –y este año fue una lucha constante para recaudar para el Fondo Global [que otorga dinero para combatir el SIDA, la tuberculosis y la malaria]–, generar presión es muy importante. Esa es la labor de RED. Genera presión, para que cuando la otra organización, ONE, pueda establecerse en Berlín, París o Londres, podamos perseguir grandes presupuestos gubernamentales y afrontar de esa manera el problema.

      Randall: Bono es un activista que se ha convertido en capitalista. Bill es de los capitalistas y filántropos de siempre pero ahora tiene que trabajar aún más con los gobiernos. ¿La filantropía y el activismo se pueden ejercer en forma exclusiva o deben combinarse?

      Gates: La clave de toda filantropía es de qué manera logras desbloquear sectores más amplios: el gubernamental y el empresarial. Supongamos que tienes una meta, como por ejemplo, reducir la cantidad de niños menores de 5 años que mueren al año. La filantropía directa que implica la inversión en la creación de nuevas vacunas, la compra de vacunas, su envío, no implicará un gran progreso en la solución el problema. A menos que logres que las mentes brillantes de los laboratorios farmacéuticos se comprometan con la invención de nuevos medicamentos, que consigas los presupuestos de asistencia de los generosos países adinerados comprometidos con la causa, y a menos que consigas la participación de la población local –que en muchos casos trabaja con el país en desarrollo y capacita y administra a estos trabajadores de asistencia médica primaria–. A menos que te comprometas profundamente con ello, es probable que no logres generar un gran impacto.
      Existen áreas, como por ejemplo, algunas investigaciones, el suplemento de vacunas contra la malaria, que la filantropía puede financiar en parte o incluso en su mayoría. Pero al enfocarte en el modo de prestación, los presupuestos públicos de asistencia para los países de bajos recursos que rondan en los 130.000 millones de dólares al año, asegurarte de que se utilicen de manera correcta, de que no se reduzca la inversión debido a problemas presupuestarios y de atraer al sector privado responsable del desarrollo de tales países es una parte importante de la manera en que vas a lograr que ese número disminuya a la mitad en los próximos 15 años.

      Randall: La corrupción es una parte importante de ello. ¿Cómo se aseguran de que el dinero que invierten en estos países no está financiando malos gobiernos?

      Gates: Depende de cuán medible sea el sector. En el caso de la salud, calcular la cantidad de personas que sobrevivieron gracias a haber obtenido medicamentos contra el VIH es relativamente fácil. Averiguar tu nivel de cobertura de la vacuna que reduce la incidencia del sarampión representa un gasto que disminuyó de la suma de 1 millón de dólares al año a 300.000 dólares. Es una de las maneras más directas. Y debido a que las vacunas se compran y se envían al país por cuenta propia, tienes la seguridad de que controlas ese artículo –hay un poco de dinero para invertir en capacitación, un poco en mano de obra, y tal vez un porcentaje que se pierde en el camino.
      Pero no es lo mismo que construir una ruta, en cuyo caso se manda dinero al gobierno y sabes cuando la obra no se realiza, o sabes que están pagando el doble. La salud y el agro, ambos fundamentales para los países más necesitados, se pueden trabajar en un modo en que la corrupción alcanza como máximo un 5%, y si no puedes tolerar ese porcentaje, como alguien que asistió a la sesión de capacitación, entonces eres un idealista que no comprende las reglas del juego que se aplican al intentar ayudar a países pobres.

      Bono: La enfermedad de la corrupción tiene cura. Por lo menos, existe una vacuna. La llamamos transparencia. Una de las cosas en que trabajamos en la Campaña ONE es una revolución de la transparencia. Esta ola de transparencia se manifiesta a través de todas las formas de comercio, echando luz a la actividad para que las personas puedan ver qué sucede en las transacciones y juzgar ellas mismas si sus gobiernos están tratando estos temas de manera justa.

      Randall: Desde luego, los números van de la mano de la transparencia. Bono, recientemente confesó ser un fanático de los números. Hablemos un poco sobre el “Activismo fundado en evidencia”.

      Bono: Soy irlandés, como Bill. Somos muy emotivos. Estás siendo testigo de parte de esta cualidad, que puede continuar para siempre. Decidí convertirme en un activista basado en la evidencia para terminar con las tonterías, y descubrir qué es lo que funciona y lo que no. No provengo de la tradición hippie que cree que el mundo será un lugar mejor si tan solo nos tomamos de las manos. Mi filosofía es mucho más punk rock.
      En verdad disfruto de hacer cálculos. Las matemáticas son increíbles. Recientemente contaba que hay 9 millones de personas medicadas contra el SIDA. En 2003 había 50.000. Es impresionante. Sólo deseo agradecer a quienes pagan sus impuestos, que están contribuyendo. Porque lo que se logró es extraordinario. Los números funcionan. La mortalidad infantil disminuyó en los últimos 10 años. Si no me equivoco hablamos de 7.256 muertes menos por día. Esta cifra implica una disminución de 9,4 a 7,2 millones, o algo por el estilo. Adoro estas cifras. Son muy atractivas. Riman en alguna parte de mi cabeza.

      Randall: Entonces, en función de las cifras y la información, ¿cuál fue el mayor cambio que implementaron?

      Gates: Siempre se aprende algo –en visitas al lugar, reuniones con científicos, mirando los números–. Es un collage de cosas que se interrelacionan. En el caso de nuestro trabajo en el ámbito de la salud, fue determinar cómo pueden ser mejor dirigidos los sistemas de asistencia médica primaria —algo ligado a la cobertura de las vacunas, la enseñanza a madres sobre qué se debe hacer antes y después de dar a luz, temas de nutrición, de suministro de salud sexual y reproductiva–. Es sorprendente cómo algunos países invierten muy poco en su sistema de asistencia médica primaria y aún logran que el 95% de sus niños sean vacunados, y cómo otros invierten una gran cantidad de dinero y solo vacunan a un 30%. Así queda en evidencia la importancia del sistema de personal y de asistencia, los cálculos y las mediciones, la capacitación, la contratación.
      En nuestro trabajo en materia educativa en EE. UU., fue primordial el enfoque en la estructura escolar durante los primeros cuatro años, y no tanto en hacer que los maestros aprendan de otros maestros mejores. Eso generó un cambio, porque vimos una mejora de un 10% o 15% a partir del proyecto que denominamos Iniciativa de las escuelas pequeñas, que ya no sería suficiente. Nos enfocamos entonces en la manera en que los maestros reciben información, qué funciona dentro de los modelos educativos, cómo ayudar a mejorar su sistema de personal y no solo la remuneración, porque eso resulta ser una solución secundaria a la idea de desarrollo profesional, análisis y medición. Es casi obvio en esta instancia, pero llevó tiempo y dinero lograr que ese fuera el principal modelo.

      Bono: Aplicar la transparencia al desarrollo fue en realidad una gran lección. Es extraño, pero las dos partes que cumplieron un rol más importante en lo que llamamos asistencia para el desarrollo son ambos lados de la ecuación que menos saben del proyecto. El contribuyente y el niño que fue vacunado o el estudiante que asiste a clases. Esto debe cambiar. Y creo que será maravilloso cuando suceda.
      Recuerdo ahora, por ejemplo, que trabajamos en la cancelación de deudas en un gueto de las afueras de Accra. Sus 80.000 habitantes no contaban con letrinas.
      Y años después, luego de luchar para lograr la cancelación de deudas y de la correcta asignación de este dinero por parte del gobierno de Ghana, pude ver las letrinas. Me dije: “¡Tengo que usarlas!”. Entré y, si me disculpan, me quedé allí parado. Miré hacia la pared y leí: “Financiado por HIPC”. ¿Qué es HIPC? Es una idea de la ONU para una iniciativa para países pobres altamente endeudados (Heavily Indebted Poor Countries). Y con ella lideraban la vanguardia en la cancelación de la deuda. ¡Pero ese era su logo! ¿Alguno sabe lo que era?
      Recuerdo haber dicho al presidente Bush en el Salón Oval antes de la iniciativa contra el SIDA: “Puede pintar esas pastillas de color rojo, blanco y azul si lo desea, Sr. Presidente. Si lo hace, será la mejor publicidad para EE. UU. que haya existido”. Y lo fue.

      Randall: Viene de una familia de vendedores y se ha convertido probablemente en el líder de grupos de presión más eficaz del mundo. ¿Cómo lidia con eso?

      Bono: Bueno, muchas gracias. Son las ideas las que hacen el día a día, y cuando nos reunimos con Angela Merkel, o cuando junto a Bill visitamos a la mayor parte del gobierno francés un par de meses atrás, nuestra estrategia se puede considerar como una maniobra interna de esas ideas –pero luego llevamos a cabo una movilización externa, por lo que siempre llega el momento en el que puedes discutir con el mandatario y decirles algo si no han sido muy agradables.

      Randall: Última pregunta. Ustedes están bajo mucha presión, ya que la gente espera grandes logros. ¿Generan sus exitosas primeras acciones algún tipo de presión autoimpuesta en relación con sus acciones futuras?

      Gates: Bueno, sí. Pero es divertido. Existe la posibilidad de que fracases. Creo que la generosidad de Warren Buffett para con la fundación acentúa esa presión, ya que si estuviéramos trabajando con dinero propio nos permitiríamos el derecho a equivocarnos. Con sus fondos, a pesar de que nos ha dicho que si no logramos los objetivos no hay ningún problema, no creemos que corresponda equivocarnos. De alguna manera es divertido. Es interesante levantarse por la mañana pensando: “¿Estoy trabajando lo suficiente? ¿Estoy aportando ideas suficientes? ¿Encontré a la gente correcta? ¿Por qué no está funcionando este proyecto que creí que sería exitoso?”.
      Es muy dinámico, y me alegra enfrentarme a ese tipo de desafíos, la filantropía tiene tantos de esos como lo tuvo mi trabajo anterior.

      Bono: Yo no dejé mi trabajo de día aún, aunque siempre existe la posibilidad de que cuando U2 grabe un nuevo álbum, nadie lo compre. Y de acuerdo con mi banda, si continúo organizando este tipo de eventos, ese momento llegará antes de lo previsto.
      Es complicado para mí, porque tengo que equilibrar ser un artista, que es mi don, con ser este vendedor. En U2 vendo melodías, canciones; Aquí intento vender ideas, pero debo creer en ellas para lograr ser un buen vendedor.
      No querer fracasar en el puesto que te fue asignado genera una gran presión. Yo la siento, y sé que todos quienes participan de ONE y de RED también la sienten. Aunque Nelson Mandela nos pidió que trabajáramos en la asistencia y Desmond Tutu nos amenaza a diario con que no iremos al cielo si dejamos de hacerlo, la presión es interna, como dice Bill.
      En este tipo de trabajo es normal ver a gente que sucumbe ante la presión, porque en muchas ocasiones lidiamos con temas de vida o muerte. Entonces es una suerte que Bill y yo podamos beber mucho. Eso fue un chiste. Pero realmente nos divertimos haciendo lo que hacemos. Es muy emocionante ser testigo del progreso que se logró en los últimos diez años. Y uno tiene la oportunidad de reunirse con Buffett, que es un comediante.


      Sólo podemos emplazaros a que saquéis vosotros mismos las conclusiones: ¿filántropo o demonio?

      Comentarios de Facebook



      Comentarios 7 Comentarios
      1. Avatar de Sr Obscuro
        Sr Obscuro -
        Hablando con un amigo me ha dicho algo, y creo que tiene toda la razón: tanto Bono como Gates deben de hacer lo que pueden pero es poner parches a un problema que les excede completamente, un problema global que no se enfoca ni se afronta como se debe. Son la minoría.
      1. Avatar de Deathspell
        Deathspell -
        Desde que se implantó pelo está más guapo.
      1. Avatar de felito
        felito -
        Ahora me acuerdo del episodio ese de south park en el que salía Bono...os recomiendo que lo veáis.
      1. Avatar de Concepto
        Concepto -
        Cita felito dijo: Ver mensaje
        Ahora me acuerdo del episodio ese de south park en el que salía Bono...os recomiendo que lo veáis.
        Este?

      1. Avatar de Sr Obscuro
        Sr Obscuro -
        Uno más interesante (excepto por el "habeces" que han puesto en los subtítulos WTF!):

      1. Avatar de Sr Obscuro
        Sr Obscuro -
        Esta también es interesante, aunque no es de Bono:

      1. Avatar de felito
        felito -
        Exactamente ese capítulo, muy bueno
    • Quizás te pueda interesar...


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©