O al menos eso me parece a mí. Esta cacharro, que se llama Doctor Mix, casi tiene posibilidades infinitas. Sólo le falta tener más octavas al teclado...