Tu usuario o correo electrónico:
¿Ya tienes una cuenta?
¿Olvidaste tu contraseña?
  • Inicia Sesión o Regístrate

    Ver el RSS Feed

    Manuel Baez

    El señor de las moscas. Sobre el conformismo y la identidad social.

    Puntúa esta entrada
    Sobre el conformismo y la identidad social. El señor de las moscas.


    El señor de las moscas, clásico atemporal de William Golding cuya lectura volví a disfrutar el mes pasado, es una de las mejores obras literarias de la historia.


    Entre otros motivos, por su contenido y su mensaje, que debieran hacernos reflexionar sobre el devenir de la sociedad y nuestra culpabilidad en el estado "de las cosas", por su calidad literaria y sus metáforas y matices, así como por la capacidad de recordarnos a nosotros, pobres y gélidos seres humanos, acostumbrados a una realidad cruda, cruel y que abandona a la gente a su suerte, que la empatía es un bien preciado que parecemos olvidar con los años.

    Escribe Golding sobre la "madurez", epíteto absurdo en la mayor parte de sus acepciones sociales. Escribe sobre la evolución de la sociabilidad, sobre la soledad, sobre cómo nos plegamos a la opinión mayoritaria y castigamos a quien disiente. Escribe, pues, sobre el conformismo y la discriminación, sobre la pérdida de la inocencia y la competitividad exacerbada y, más que nada, escribe sobre la pérdida de la razón y el extravío de la justicia y su balanza.

    Los diferentes persojes, al más puro estilo Shakesperiano, son la representación de vicios y virtudes, de características propias de nuestra sociedad llevadas hasta el extremo. Es la propia vida social exacerbada, aunque no tanto como pudiéramos pensar. Grupos sociales que entienden como un ataque todo aquello que se separa de lo doctrinario, aún en sus propios miembros. Que viven cada intento de establecer un consenso como una guerra en la que ganar y aniquilar al enemigo. La presión de grupo, que conduce hacia la uniformidad y culpabiliza a quien dialoga o argumenta, el mantra tantas veces repetido de "sentir pero no pensar", que aboca a los individuos a una indefinición que termina por alcanzar también lo emocional.
    Sí, Golding escribe sobre la guerra, pero también deja claras las causas de la incapacidad para alcanzar el acuerdo, para vivir en armonía y en respeto. Ahonda en nuestro interior para encontrar esas causas, acuchilla la superficie y desmigaja el parqué de nuestra psique para que podamos acceder a la terrible realidad que subyace y que hemos elegido. La muerte, el dolor y la tristeza no ocurren por causas mágicas. Cuando contemplamos al señor de las moscas, podemos terminar cayendo en el reflejo de sus ojos vidriosos para encontrarnos a nosotros mismos.

    La razón, aplastada por la incapacidad de escuchar al otro, aniquilada por la irracionalidad que se impone. La amistad y la empatía, anegadas por las burlas, por la desconfianza hacia lo desconocido, por la deseabilidad social. Los valores y la candidez, el interés por el bienestar de todos (y no del yo únicamente), destruídos por la pugna violenta que se establece en el intento de dominar el conjunto social.

    La madurez entendida como el paso a una vida adulta y una socialización individualizada, en la que las opiniones honestas y sinceras, y el libre pensamiento dejan paso a una actitud de sumisión hacia una norma social que no se construye sobre el sustento del estado ideal, sino del acercamiento a un estado particular que, generalmente, parte de errores del pasado y de las tesis neodarwinistas.





    El señor de las moscas es, pues, uno de esos libros que versan sobre la vida, sobre el conjunto de la existencia humana, que acaricia con dulzura nuestras ideas y recuerda pensamientos dormidos y que expone ante nuestros ojos ese lado oscuro que habita en cualquiera.

    ¿Quienes somos y qué querríamos ser? ¿Por qué no somos lo que somos? ¿Por qué "el mundo", o mejor dicho, esa sociaedad de la que somos artífices y a la vez culpables, nos hace abandonar nuestros valores? Y, aún más importante, ¿por qué accedemos a ello?

    Puede llegar un momento en el que descubras todo lo que has perdido en el camino, cómo has ido transigiendo, cómo has mirado hacia otro lado para poder respirar, para poder sobrevivir.

    Puede llegar un momento en el que tengas que escoger entre dualidades incompatibles para no abandonarte a tí mismo, pero aún nos queda la posibilidad de escoger.

    Puestos a ello, perfiero ser un muchacho honrado que yace muerto por causa de su incapacidad para mirar hacia otro lado, aunque si logramos escuchar a Golding y muchos otros que han tratado de señalar el camino, descubriremos que este constructo social que es el mundo, ese ente etéreo que es la sociedad, depende única y exclusivamente de cómo queremos afrontar nuestra vida.

    El grito pasó sobre él y cruzó el extremo más estrecho de la isla, desde el mar a la laguna, como el grito de un pájaro en vuelo. No se paró a pensar... Los rayos de sol caían sobre él como charcos de luz y el sudor formó surcos en su cuerpo. Los gritos llegaban ahora desde lejos, más tenues... Su voz se alzó sobre el negro humo, ante las ruinas de la isla... Y en medio de ellos, con el cuerpo sucio, el pelo enmarañado y la nariz goteando, lloró por la pérdida de la inocencia, las tinieblas del corazón del hombre y la caída al vacío de aquel verdadero y sabio amigo.
    William Golding, "El señor de las moscas"

    Enviar "El señor de las moscas. Sobre el conformismo y la identidad social." a Twitter Enviar "El señor de las moscas. Sobre el conformismo y la identidad social." a Google Enviar "El señor de las moscas. Sobre el conformismo y la identidad social." a Digg Enviar "El señor de las moscas. Sobre el conformismo y la identidad social." a del.icio.us Enviar "El señor de las moscas. Sobre el conformismo y la identidad social." a StumbleUpon

    Actualizado 07/11/2016 a 20:13 por Manuel Baez

    Categorías
    Sin categoría

    Comentarios

    Trackbacks


    Sobre GuitarBend
    Magazine Musical, Academia de Guitarra, Red de Músicos, Blogs, fotografía de concierto y foro de Guitarra por y para los guitarristas profesionales y amateurs.

    GuitarBend.com es un Magazine y red de guitarristas y músicos integral dedicada a nuestra mayor pasión: la música.
    Nuestros colaboradores:

    Colaboradores de GuitarBEND.com: Barbarella Vinyls Podcasts

    GuitarBEND.com © since 2014.
    GuitarBEND.com 2016 ©