Simplemente, genial... Una serie incomprendida por su brutalidad externa, pero con capítulos muy inteligentes, ácidos y críticos.